Cultivos con lana de roca

método compatible con nuestros productos de crecimiento vegetal

Inicio / opinión / Cultivos con lana de roca

¿Cómo son los cultivos con lana de roca?

Una técnica de cultivo limpia, sostenible y muy productiva

Es posible que hayas oído hablar en los últimos años sobre los cultivos con lana de roca. Se ha generalizado la tendencia en zonas urbanas de iniciar pequeñas plantaciones, microhuertos o jardines ya sea a título individual o a través de pequeños colectivos, asociaciones, clubes de cannabicultura o pequeñas empresas de servicios hortofrutícolas.

Obviamente, en estos espacios más reducidos, ocasionalmente en altura o incluso en interior, el objetivo suele ser la calidad por encima de la cantidad de cosecha. Muchas veces, no estamos hablando de producciones a comercializarse en líneas tradicionales de supermercados, sino que el objetivo suele ser lúdico, social (los proyectos de la huertoteca en Madrid, por ejemplo) o para clubes y asociaciones (veáse clubes de cannabicultura, por ejemplo). Algunas veces, la restauración puede acudir a este tipo de producciones por su alto nivel de calidad de producto alimentario y la sostenibilidad de los mismos.

Pues bien, muchos de estos espacios, por sus reducidas características o bien por no encontrarse en espacios adecuados para otra metodología, o incluso por las necesidades temporales en cuanto a desarrollo de cosechas en periodos más rápidos o concretos han de utilizar métodos de cultivo diferentes al sustrato de tierra vegetal al uso.

La hidroponia como alternativa

De estos sistemas, el más extendido es la hidroponía, una técnica de cultivo basada en la NO utilización de suelo como base de las raíces de la planta, sino en un sustrato, en agua o aire, o en la misma solución nutritiva utilizada.

Hoy desarrollaremos un poco un método que se está empezando a usar en este último grupo de cultivos que utilizan las soluciones nutritivas como base para las raíces de las plantas.

Estamos hablando del cultivo en lana de roca, un sistema con 170 años de antigüedad basado en la utilización de diabasas y calizas, previo tratamiento térmico a 1600 grados centígrados y preparado en fibras de 0.005 milímetros prensadas y compactadas. Este sistema se comenzó a utilizar más comúnmente en cultivos a partir de mediados del siglo XX.

Las bondades de la lana de roca

Una de las principales bondades de los cultivos con lana de roca está libre de patógenos y malas hierbas. Esto es debido a que su proceso de fabricación implica altas temperaturas,

Además, la optimización de uso de agua y productos nutrientes es  total. En todo momento es posible ver el arraigo, tamaño y salubridad de las raíces de las plantas. Se evita, de esta manera, el estrés hídrico de las mismas. Cabe destacar que la lana de roca retiene muy bien la humedad.

Dentro de nuestras líneas de productos, ROOTDIP es el complemento perfecto como spray radicular. Su aplicación directa en raíces posibilita mejores resultados.

Otra clara ventaja de este tipo de cultivos es la multiplicidad de cosechas dentro de un mismo año. La versatilidad y facilidad para aislar los cultivos de factores ambientales (en invernaderos, por ejemplo) permite el control de los tiempos de crecimiento y floración. En este sentido, YIELD ENHANCER puede dar el plus de cosecha que se necesita en esta pequeña mediana escala.

Por último destacaremos la limpieza, tanto de las instalaciones como de los productos. No tendremos malas hierbas, humedades susceptibles de producir enfermedades ni plagas indeseadas.